Elegir el asilo de ancianos que satisfaga sus necesidades

Cuando tenga toda la información que sea importante para usted sobre los asilos de ancianos que le interesan, hable con personas que comprendan sus necesidades personales y de cuidado de salud. Estas personas incluyen familia, amigos, médico, clero, asesor espiritual, coordinador de altas del hospital o trabajador social.

Más de un hogar de ancianos satisface mis necesidades

Si encuentra más de un asilo de ancianos con cama disponible, use toda la información que tiene para compararlos. Confíe en sus sentidos. Si no le gustó lo que vio en una visita, por ejemplo, si el centro no estaba limpio o si no se sintió cómodo al hablar con el personal, será mejor que elija otro centro. Si sintió que los residentes eran tratados de forma adecuada, el centro estaba limpio y el personal era diligente, es posible que se sienta mejor al elegir ese asilo de ancianos.

Estoy ayudando a alguien a tomar una decisión

Si está ayudando a alguien, mantenga a la persona que cuida interesada en tomar la decisión lo antes posible. Las personas interesadas desde un primer momento están mejor preparadas para mudarse a un asilo de ancianos. Si la persona a la que ayuda tiene dificultades o no puede comunicarse bien, piense en sus valores y preferencias al momento de decidir.

No me gusta un asilo de ancianos

  • Si visita un asilo de ancianos que no le gusta, busque otras opciones disponibles. Su felicidad y la calidad de su atención son importantes
  • Si está en un hospital y decide no ir a cierto asilo de ancianos que tiene una cama disponible, hable con el coordinador de altas del hospital o con su médico. Es posible que puedan ayudarlo a encontrar un asilo de ancianos más adecuado o arreglar otros tipos de cuidados, como el cuidado en el hogar a corto plazo, hasta que haya una cama disponible en otro asilo de ancianos que elija. Sin embargo, será su responsabilidad pagar el costo de los días adicionales que permanece en el hospital.
  • Si no le gusta el asilo de ancianos en el que está viviendo actualmente, se puede mudar a otro centro que tenga una cama disponible. Una mudanza puede ser difícil, sin embargo, una mudanza adicional puede ser mejor para usted que quedarse en un centro que no es el adecuado. El asilo de ancianos que deja puede exigirle que les haga saber con anticipación que desea mudarse. Hable con el personal del asilo de ancianos sobre las normas para irse. Si no respeta las normas para irse, es probable que tenga que pagar una tarifa adicional.