Saltar navegación

Derechos y protecciones en un asilo de ancianos

Como residente en un asilo de ancianos certificado por Medicare o Medicaid, tiene ciertos derechos y protecciones según la ley federal y estatal. Esos derechos y protecciones ayudan a asegurar que obtenga el cuidado de salud y los servicios que necesita. Tiene derecho a que lo informen, a tomar sus propias decisiones y a que se respete la privacidad de su información personal.

El asilo de ancianos debe informarle todos estos derechos y explicárselos por escrito en un idioma que usted comprenda. También deben explicarle por escrito cómo debe actuar y cuáles son sus responsabilidades mientras se encuentra en el asilo de ancianos. Esto se debe hacer antes de la admisión o en ese mismo momento, así como durante su estadía. Debe reconocer por escrito que tiene esta información.

Como mínimo, la ley federal especifica que los asilos de ancianos deben proteger a todos los residentes y promover sus derechos.

Como afiliado de Medicare, tiene ciertos derechos y protecciones garantizados. Además, sus derechos como residente de un asilo de ancianos incluyen el derecho a:

  • No ser víctima de discriminación
  • No sufrir abusos ni descuidos
  • ejercer sus derechos como ciudadano estadounidense;
  • notificar a su representante;
  • Obtener los cuidados médicos adecuados
  • Ser tratado con respeto
  • Estar libre de restricciones físicas
  • estar protegido contra transferencias o altas involuntarias,
  • Participar en actividades
  • pasar tiempo con visitantes;
  • formar grupos de residentes o participar en ellos;
  • administrar su dinero;
  • obtener información sobre servicios y tarifas;
  • gozar de privacidad, propiedad y condiciones de vida adecuadas;
  • Realizar reclamaciones

Conozca más sobre sus derechos y medidas de protección como residente de un asilo de ancianos.