Saltar navegación

¿Cuáles son mis derechos y protecciones en un asilo de ancianos?

Como residente en un asilo de ancianos certificado por Medicare o Medicaid, tiene ciertos derechos y protecciones según la ley federal y estatal que ayudan a asegurar que obtenga el cuidado de salud y los servicios que necesita. 

El asilo de ancianos debe informarle todos estos derechos y explicárselos por escrito en un idioma que usted comprenda. También deben explicarle por escrito cómo debe actuar y cuáles son sus responsabilidades mientras se encuentra en el asilo de ancianos. Esto se debe hacer antes de la admisión o en ese mismo momento, así como durante su estadía. Debe reconocer por escrito que tiene esta información.

Como mínimo, la ley federal especifica que un asilo de ancianos debe proteger a todos los residentes y promover sus derechos. Como beneficiario de Medicare, tiene ciertos derechos y protecciones garantizadas. Además de estos derechos, también tendrá derecho a:

Ser tratado con respeto

Tiene derecho a ser tratado con dignidad y respeto, además de hacer una programación propia y participar en las actividades que elija. Tiene derecho a decidir cuándo ir a la cama, cuándo levantarse por la mañana y cuándo comer sus comidas.

Participar en actividades

Tiene derecho a participar en un programa de actividades diseñado para satisfacer sus necesidades y la de los otros residentes.

No ser víctima de discriminación

Los asilos de ancianos no están obligados a aceptar a todos los postulantes, pero deben cumplir con las leyes de derechos civiles locales, estatales y federales.

No sufrir abusos ni descuidos

Tiene el derecho a que nadie lo agreda verbal, sexual, física ni mentalmente o haga mal uso de su dinero o propiedad (denominado "malversación de propiedad"). Los asilos de ancianos no pueden separarlo de otras personas en contra de su voluntad. Si siente que ha sido víctima de maltrato (abuso) o que el asilo de ancianos no satisface sus necesidades (negligencia) informe esto al administrador del asilo de ancianos. Según en qué estado se encuentre, la agencia que investiga el abuso y la negligencia será los Servicios de Protección al Adulto y/o la Agencia Estatal de Inspección. El asilo de ancianos debe investigar e informar todas las sospechas de violaciones y lesiones de origen desconocido dentro de los 5 días laborables de ocurrido el incidente a las autoridades adecuadas. El defensor del pueblo especializado en casos de cuidado a largo plazo también puede ayudarlo, actuando como su defensor y ayudándolo a resolver sus inquietudes.

Estar libre de restricciones físicas

Los asilos de ancianos no pueden usar restricciones físicas (como las barandillas laterales) ni restricciones químicas (como medicamentos) para disciplinarlo para conveniencia del personal.

Realizar reclamaciones

Usted tiene derecho a hacer reclamaciones al personal del asilo de ancianos o a cualquier otra persona sin miedo a ser castigado. El asilo de ancianos debe atender el problema a la brevedad.

Obtener los cuidados médicos adecuados

Usted tiene estos derechos respecto de su cuidado de salud:

  • Derecho a estar totalmente informado de su estado de salud en un idioma que usted comprenda.
  • Derecho a estar totalmente informado de su condición médica, los medicamentos recetados y los medicamentos de venta libre, vitaminas y suplementos.
  • Derecho a participar de la elección de su médico.
  • Derecho a participar en las decisiones que afectan su cuidado de salud.
  • Derecho a participar del desarrollo de su plan de cuidado de salud. Por ley, los asilos de ancianos deben desarrollar planes de cuidado de salud para cada residente. Tiene derecho a participar en este proceso. Los miembros de la familia también pueden ayudar con el plan de cuidado de salud, con su permiso.
  • Derecho a acceder a todos sus registros e informes, incluidos los registros clínicos (registros e informes médicos) a la brevedad de lunes a viernes. Su guardián legal tiene derecho a revisar todos sus registros médicos y a tomar decisiones importantes en su nombre.
  • Derecho a expresar reclamaciones (también llamadas "quejas") que tenga respecto del cuidado de salud o el tratamiento.
  • Derecho a crear instrucciones anticipadas según lo establecen las leyes estatales.
  • Derecho a negarse a participar en tratamientos experimentales.
  • Notificar a su representante. El asilo de ancianos debe notificar a su médico y, en caso de conocerlo, a su representante legal o a un familiar interesado cuando:
    • Usted se lesiona en un accidente o necesita ver a un médico.
    • Su estado físico, mental o psicosocial comienza a deteriorarse.
    • Tiene una condición que pone en riesgo su vida.
    • Tiene complicaciones médicas.
    • Su tratamiento necesita cambios significativos.
    • El asilo de ancianos decide transferirlo o darle el alta.
  • Obtener información sobre servicios y tarifas. Usted tiene derecho a que le informen por escrito todos los servicios y las tarifas (las que debe pagar usted y las que no) antes de trasladarse a un asilo de ancianos y cada vez que se modifican los servicios y las tarifas. Además:
    • El asilo de ancianos no puede exigir una tarifa mínima de ingreso si Medicare o Medicaid pagan su cuidado de salud.
    • El asilo de ancianos debe comunicar (de forma oral y por escrito) y mostrar por escrito información sobre cómo solicitar y usar beneficios de Medicare y Medicaid a aquellas personas que buscan ser admitidos en ese asilo de ancianos.
    • El asilo de ancianos también debe proporcionar información sobre cómo obtener reembolsos si usted pagó por un artículo o servicio, que según las normas de elegibilidad de Medicare o Medicaid, ahora se considera cubierto.
  • Administrar su dinero. Usted tiene derecho a administrar su propio dinero o a elegir que una persona de su confianza lo haga por usted. Además:
    • Si deposita su dinero en un asilo de ancianos o le solicita que mantenga y se responsabilice por su dinero, usted debe firmar una declaración escrita que se indique tal decisión.
    • El asilo debe permitirle tener acceso a sus cuentas bancarias, efectivo y otros registros financieros.
    • El asilo debe tener un sistema que asegure una completa contabilidad de los fondos que le pertenecen a usted, y no puede combinarlos con los fondos del asilo.
    • El asilo de ancianos debe proteger sus fondos de toda pérdida mediante una protección aceptable, como la compra de un bono de garantía de cumplimiento.
    • Si un residente que posee fondos fallece, el asilo debe devolver los fondos con una contaduría final a la persona o el tribunal que administre el patrimonio del residente dentro de un plazo de 30 días.
  • Obtener privacidad, propiedad y condiciones de vida adecuadas. Usted tiene los siguientes derechos:
    • Conservar y usar sus pertenencias siempre y cuando eso no interfiera con los derechos, la salud o la seguridad de los otros.
    • Recibir visitantes en privado.
    • Realizar y recibir llamadas telefónicas privadas.
    • Tener privacidad al enviar y recibir correo postal y electrónico.
    • Hacer que el asilo proteja su propiedad de robos.
    • Compartir una habitación con su cónyuge si ambos residen en el mismo asilo (y si ambos están de acuerdo).
    • Ser notificado por el asilo antes de que lo cambien de habitación o de que cambien a su compañero de habitación. Deberían tener en cuenta sus preferencias.
    • Revisar los resultados de las inspecciones de sanidad y seguridad ante incendios del asilo.
  • Pasar tiempo con visitantes. Usted tiene los siguientes derechos:
    • Pasar tiempo en privado con los visitantes.
    • Recibir visitantes en cualquier momento, siempre y cuando usted desee verlos y la visita no interfiera con el suministro de cuidado y los derechos de privacidad de los demás residentes.
    • Ver en cualquier momento a toda persona que lo ayude con sus servicios sociales, legales, de salud o de otro tipo. Esto incluye a su médico, un representante del departamento de salud y su defensor de asuntos de cuidado a largo plazo, entre otros.
  • Obtener servicios sociales. El asilo debe brindarle los servicios sociales que necesite, incluidos los siguientes:
    • Orientación.
    • Ayuda para resolver los problemas con otros residentes.
    • Ayuda para contactarse con profesionales legales y financieros.
    • Planificación de altas.
  • Salidas del asilo:
    • Salir para realizar visitas.
      • Si su salud lo permite, y su médico está de acuerdo, puede pasar tiempo fuera del asilo para visitar a su familia o amigos durante el día o de un día para el otro, lo que se denomina "permiso de ausencia". Comuníquele las salidas al personal del asilo con unos días de antelación para que pueda preparar sus medicamentos y redactar instrucciones. 
      • Cuidado: si los cuidados del asilo están cubiertos por un seguro médico, puede que al salir para realizar visitas pierda su cobertura.
    • Mudanzas:
      • Los asilos pueden tener una política que le exija a usted avisar con antelación si planea abandonar el lugar. Si no lo hace, es posible que tenga que pagar una tarifa adicional.
  • Estar protegido contra transferencias o altas injustas:
    • No se lo puede enviar a otro asilo ni obligarlo a abandonar uno excepto que ocurra algo de lo siguiente:
      • Sea necesario para el bienestar, la salud o la seguridad de usted o los demás.
      • Su salud haya mejorado hasta tal punto que ya no necesite los cuidados de un asilo.
      • El asilo no haya recibido pagos por los servicios que usted obtuvo.
      • El asilo cierre.
    • Usted tiene los siguientes derechos:
      • Usted tiene derecho a apelar una transferencia o alta.
      • El asilo no puede exigirle a usted que lo abandone si está esperando recibir Medicaid.
      • Excepto en emergencias, el asilo debe notificarle por escrito, con 30 días de antelación, sus planes de transferirlo o darle de alta, y las razones por las que lo hará.
      • El asilo tiene que transferirlo o darle de alta de manera segura y ordenada, y debe notificarle adecuadamente los requisitos de reserva de cama y readmisión.
  • Formar grupos de residentes o participar en ellos:
    • Usted tiene el derecho de formar un grupo de residentes o participar en uno de ellos para analizar problemas e inquietudes sobre las políticas y las operaciones del asilo. La mayoría de los asilos tienen tales grupos, que generalmente se denominan "consejos de residentes". El asilo debe ofrecerle espacio para reuniones y escuchar y actuar ante quejas y recomendaciones del grupo.
  • Hacer que su familia y amigos participen:
    • La familia y los amigos pueden ayudarle a asegurarse de que reciba cuidados de buena calidad. Pueden visitar y conocer el personal y las reglas del asilo. Los miembros de la familia y los tutores legales pueden reunirse con las familias de otros residentes y participar en consejos de familia, si existieran. Con su permiso, los miembros de la familia pueden ayudarlo con su plan de cuidados. Si un miembro o amigo de la familia es su tutor legal, él o ella tiene el derecho de ver todos los registros médicos suyos y tomar decisiones importantes en su representación.